Acerca de mí

Siempre he sido sumamente curioso y desde que recuerdo me he sentido diferente a los demás.  De pequeño me interesaba todo, quería saber todo, me urgía crecer para poder perseguir mis intereses sin frenos, sin tener que esperar a que los demás entendieran, sin que los maestros me quitaran tiempo con sus tareas bobas.  Además, siempre he tenido algo qué decir acerca de prácticamente todo.  Esto sorprende a las personas que me conocen desde la infancia, porque suelo ser sumamente callado y discreto.  Muchas veces encuentro que me detengo antes de conversar con alguien acerca de un tema que me parece interesante, porque he aprendido que las conversaciones que puedo tener con la mayoría de las personas suelen ser menos interesantes que las que puedo tener conmigo mismo.  Me encuentro varios pasos más allá de la introversión y la interacción interpersonal siempre ha sido un gran esfuerzo para mí.  Mis mejores amigos durante mi infancia fueron libros y enciclopedias.

Este espacio me ha resultado una válvula de escape para muchas cosas que pasan por mi cabeza y que no tengo el tiempo, la paciencia o el valor para compartir en vivo con las personas.  Muchos de los temas más interesantes o polémicos de los que escribo ya están bien documentados—agotados, diría en algunos casos—en internet; pero casi todo el contenido que vale la pena está en inglés.  Es ahí que he visto una oportunidad de hacer una contribución y esforzarme por producir contenido bien documentado, bien argumentado y, sobre todo, bien escrito, en español. 

Si no quieres leer todos los artículos y te interesa saber cómo soy, para ver si vale la pena dedicarle tiempo a mi contenido o si mejor sigues por tu camino, te doy el resumen ejecutivo:
  • Nací en la Ciudad de México (1982), pero vivo desde pequeño en Guadalajara.
  • Soy ateo y escéptico de hueso colorado desde que tengo recuerdo.  Creo en proporción a la razón y la evidencia.  Si me encuentro con que creo algo sin tener una buena razón, pues entonces dejo de creerlo.  Tengo un gran desprecio por la superstición, sea la religión, las teorías conspiratorias, la medicina alternativa, esoterismo o lo que sea.
  • Ningún partido político mexicano me convence.  La ideología política que más se parece a la mía es el socialismo democrático europeo.  No soy pacifista ni relativista moral.
  • En cierto modo siempre he sido físico, pero además soy ingeniero químico, estudié música clásica unos años y más recientemente una maestría en física.  Amo la ciencia, la música clásica, la literatura, la historia y la filosofía.
  • Desde 2012 soy diabético tipo 1.
  • Además de español, hablo perfecto inglés y poco a poco estoy agregando alemán.
Si mi contenido es de tu agrado, no dudes en comentar y compartir.  Si no, agradezco tu tiempo de todos modos.  Puedes comentar en cada artículo o, si prefieres, usar la página de Contacto para hacerme saber lo que te venga a la mente.  Si estoy equivocado en algo, quiero saberlo.  Estoy muy ocupado, pero no puedo resistir un buen intercambio de ideas.

Las Reglas


Este sitio es como una extensión de mi casa.  Imagina que eres un huésped en ella y estás sentado(a) en la sala conversando.  Las reglas son las mismas.  Tienes derecho a decir lo que te parezca, pero yo también tengo derecho a echarte por la puerta.  Este sitio no es una plataforma para teorías de conspiración, propaganda, sermones o anuncios. Si eso no te gusta, puedes crear tu propio sitio (¡es gratis!) y decir lo que quieras ahí.  No voy a tolerar antisemitismo, misoginia, homofobia ni racismo.  Tampoco se dará espacio a insultos directos a mí o a otros usuarios.  Los Crímenes Contra la Redacción  también son una manera segura de lograr que tu comentario o correo sea ignorado y/o borrado sin piedad.  En general la profanidad puede ser usada, siempre que sea con buen gusto.

En cierto modo este sitio es como un museo y yo soy su curador.  Si traes una obra de arte para que sea exhibida, yo me reservo el derecho de no exhibirla (y de decirte que es basura y que no la quiero aquí).  Si sigues las reglas no debes tener ningún problema.  Son las mismas que (casi) todo mundo sigue en el mundo real todo el tiempo. No estoy en contra del debate o el desacuerdo; solo estoy en contra de la idiotez.